Noticias del Interior y Gran Buenos Aires
#QuedateEnCasa
Provincia

La pregunta que Russo no le pudo hacer a su padre…

Miguel Angel Russo volvió a su casa. Boca, la Bombonera, los hinchas. Está en familia, no hay dudas. Y literal, casi. Si de hecho, en los festejos del último campeonato el entrenador tuvo pegado casi como una estampilla a su nieto Pedro, que dio la vuelta olímpica con él y que incluso después zafó de que lo bañaran cuando algunos jugadores le tiraron al abuelo un balde lleno de agua en plena conferencia. También el DT disfrutó a la distancia con su hijo Ignacio, que es delantero de la Reserva de Central, donde su papá es ídolo, y quien le contó a Labocanoticias que se alegró mucho por el logro que consiguió «Miguel», como suele llamarlo. «Son muchas cosas lindas las que viví con este título. A diferencia de la Libertadores del 2007 hay cosas que antes no tenía como, bueno, mi señora, mi nieto…», reconoció Russo, al que inmediatamente se le quiebra un poco la voz cuando tiene que hablar de su padre.

«Mi padre falleció cuando yo tenía cinco años, prácticamente no lo conocí. En algún momento de mi vida tendría que tener ese pensamiento en donde uno imagina qué pretende como padre… No sé, que mis hijos me recuerden, que me valoren como papá… En definitiva, creo que la idea es que mis hijos sea mejores que yo, por lo menos en la parte humana que es lo más importante», relató el técnico de Boca y mostró un lado suyo que en estos casi cuatro meses todavía no había sacado a la luz. Y siguió: «Yo siempre digo que no tuve papá, pero que la vida me compensó con muchísimas cosas. No reemplazando a un padre, lógico, porque eso es muy difícil y por lo general no pasa. Pero sí con muchas personas que me han protegido, que me han cuidado y eso para mí es invalorable.

Siempre en sus logros Russo recordó y recuerda a su familia, como cuando ascendió con Rosario Central 2013 y devolvió a Primera al club en donde dejó una marca imborrable. Ese día la mención fue para su hija, para «Nachito» -que hoy ya tiene 19 años- y por supuesto para su padre, aunque en absoluto silencio, mirando al cielo con una sonrisa cómplice. «Dios me quitó algo muy importante como fue el hecho de haber crecido sin un padre. Pero también me dio muchos sostenes como mi familia y amigos que me han ayudado de manera incondicional»,: «Me gustaría tener la charla que me faltó con mi padre y preguntarle si está contento con lo que hice en mi vida».

Russo cumple la cuarentena en Rosario con buena parte de su familia, aunque eso no le impide estar en contacto con sus asistentes, con el plantel y también con el profe Damián Lanatta, quien es el encargado de enviarles los trabajos que deben hacer los jugadores día a día. Sin embargo, sí es cierto que haber frenado un poco, el hecho de bajarse por un tiempo de la vorágine que implica el Mundo Boca, pusieron a pensar a Miguel, que hace poco más de dos años se recuperó de un cáncer de próstata y de una infección urinaria por una bacteria intrahospitalaria. «Siempre te queda la pregunta si yo hubiese sido lo que mi papá hubiera querido de mí. En algún momento de la vida lo he pensado, en otros no tanto, pero sin dudas son preguntas que me hago y que por supuesto me cuestiono», contó. Está contento, Miguel, tranquilo.

 

Related posts

Kicillof destacó el trabajo de los medios para recuperar la identidad en la provincia

ConurbanOnline

Mataron a un ladrón en Ciudadela Norte

ConurbanOnline

Curso de “SEO básico” para periodistas, editores y medios de Comunicación

ConurbanOnline