Noticias del Interior y Gran Buenos Aires
#QuedateEnCasa
Noticias

Suspensión del delivery: los repartidores afirman que la medida los condena a la clandestinidad

La medida del juez Roberto Gallardo, que ordena la suspensión de la actividad de reparto en moto o bicicleta de Rappi, Glovo y Pedidos Ya, generó la reacción de los repartidores que trabajan para esas plataformas. «El único resultado de la prohibición es más clandestinidad y más precariedad», afirmaron desde AppSindical, su agrupación gremial. En la noche del viernes, de todas formas, se pudo ver a los repartidores trabajando normalmente.

La resolución del juez en lo Contencioso Administrativo porteño Roberto Gallardo suspende la actividad de reparto en moto o bicicleta de las plataformas hasta que regularicen la situación laboral de su personal y cumplan con el Código de Tránsito y Transporte. También les bloqueó los pagos con tarjetas de crédito​, algo que hasta el momento no se efectivizó. Y dispuso que se hagan operativos policiales para decomisar las mercaderías de los repartidores.

La agrupación AppSindical respondió a través de una serie de tuits. «La Justicia ordenó que se suspenda nuestro trabajo. Estamos seguros de que esta no es la solución a nuestros reclamos. Queremos derechos laborales y nos dejan sin trabajo«, expresaron los repartidores.

«¿A quiénes protegen queriendo prohibir nuestro trabajo? A nosotros no. ¿A qué interés responden? Al nuestro no. Somos los primeros en reclamar medidas de seguridad. Esta no es la forma de lograrlas», continuá el hilo. «El único resultado de la prohibición es más clandestinidad y más precariedad. Si este es el futuro del trabajo, vamos a pelear porque sea con los derechos que nos corresponden», concluye.

Gallardo, titular del Juzgado N° 2 en lo Contencioso Administrativo, abrió la feria judicial a raíz de una presentación de la Asociación Sindical de Motociclistas Mensajeros y Servicios (ASIMM). Esta asociación fue a la Justicia después del caso del repartidor que le comunicó a la empresa de delivery que había sufrido un accidente, y al que le respondieron preguntándole cómo estaba el pedido.

Desde ASSIM le pidieron al Juzgado que se hagan cumplir el Código de Tránsito y una medida cautelar dictada por el propio juez Gallardo y confirmada por la Cámara el 10 de julio pasado. Esa cautelar le daba diez días a las empresas para regularizar su situación y cinco al Ejecutivo porteño para prohibir que los motociclistas y ciclistas que hacen delivery circulen sin casco e indumentaria con bandas reflectantes.

ASSIM también solicitó que se impida «que los conductores de bicicletas y motocicletas que realizan actividad de reparto continúen desarrollándola en las condiciones de precariedad absoluta en que actualmente prestan dichos servicios».

El juez Gallardo, conocido por sus fallos contra el Gobierno porteño, le dio la razón a ASSIM. Y le dio dos días a las empresas para entregarle a la Justicia una lista completa de su personal y la constancia de haberle entregado por su cuenta y cargo los elementos de seguridad necesarios para su trabajo (casco, indumentaria reflectante y la fijación de la caja en el rodado). También la acreditación de que tienen libreta sanitaria vigente, además de constancias de regularidad laboral y de cobertura de seguros y ART.

«Hasta tanto esas condiciones legales y judiciales sean cumplidas en su integridad, se ha decidido suspender la actividad de las empresas Rappi Arg. S.A.S. (RAPPI), Kadabra S.A.S. (Glovo), y Repartos Ya S.A. (PEDIDOS YA) en el ámbito de la Ciudad», dice la resolución que, además, ordena el bloqueo inmediato de todas las operaciones con tarjetas de crédito que efectúen las tres empresas en la Ciudad.

“Estamos conformes con el fallo, si bien entendemos que, como vienen haciendo, las empresas no lo van a cumplir”, dijo Maximiliano Arranz, de ASSIM.

Consultado por Comunas Porteñas, Cristian, un repartidor de 32 años y de nacionalidad venezolana, tuvo una visión opuesta a la de ASSIM: «Si sacan los delivery quedan un montón de trabajadores en la calle. Yo pago alquiler y tengo un préstamo, si paro de trabajar tres días me arruina el mes. El juez debería resolver directamente con las empresas pero sin suspender el trabajo».

En un comunicado, desde Pedidos Ya afirmaron que «cumplen con la normativa vigente y de conformidad de lo resuelto oportunamente por la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad».

Todos los repartidores deben contar con una libreta sanitaria vigente para poder llevar alimentos. Foto: Luciano Thieberger

El comunicado de Rappi confirma que la aplicación funciona normalmente. «Mantenemos un fluido diálogo con las autoridades pertinentes», dicen. El texto, además, expresa «preocupación por este fallo que perjudica tanto a repartidores, como comercios locales y consumidores, y lamentamos profundamente dicha decisión judicial, que será apelada. Seguiremos velando por los intereses de todas las partes, con el mismo compromiso de siempre».

Glovo no hace referencia alguna al fallo en su comunicado. «Sabemos que estamos frente a un nuevo paradigma y es por eso que ya somos parte de una mesa de trabajo convocada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde todos los agentes interesados mantenemos un diálogo abierto en búsqueda de consenso y mejoras para todos», afirman. Y dicen que esperan que todo «se resuelva de la mejor manera».

«Para más de la mitad de los comercios que generan ingresos a través de plataformas como Glovo, las órdenes generadas a través de estas apps representan entre un 50% y un 75% del volumen total», aseguran en esa empresa.

De hecho, algunos comerciantes estaban en contra de la suspensión. El encargado de La Farola de Belgrano comentó: «Nosotros trabajamos con Rappi y Pedidos Ya, y es una comodidad para todos y para el local, porque hay que satisfacer al cliente. Hasta ahora en lo que va del día, el trabajo con estas empresas es normal».

Gallardo le ordenó a la Policía de la Ciudad hacer operativos todos los días y decomisar los envíos transportados por repartidores de Rappi, Glovo y Pedidos Ya que no respeten «los requisitos legales y judiciales». Además, las empresas deberán pagar una sanción de $ 10.000 por cada infracción verificada.

Los repartidores deben llevar la caja portaobjetos fija en su bicicleta o moto, no en la espalda. Foto: Emmanuel Fernández

Fuentes policiales confirmaron que tienen que verificar que los repartidores lleven el casco puesto, chaleco refractario, la caja fija a la moto o la bicicleta y no cargada en la espalda, y que tengan libreta sanitaria. Y dijeron que si falta cualquiera de esos elementos, le decomisarán la caja y la mercadería, aunque dejarán ir al trabajador.

Glovo arrancó en enero de 2018 y ya hizo más de 5 millones de entregas con una flota que hoy supera los 6 mil cadetes. Rappi, llegada casi al mismo tiempo, cuenta con 2 millones de usuarios registrados, 7 mil repartidores y 3.800 comercios que venden a través de su app. Mientras que Pedidos Ya, tras la llegada de las otras dos, reconvirtió su negocio para competir también en este segmento con una flota de repartidores propios.

Los controles del Gobierno porteño

En la Secretaría de Transporte de la Ciudad explican que cada día despliegan 20 puestos para controlar a los repartidores de delivery que se desplazan en bicicleta o en moto. Y detallan que, en lo que va del año y sobre un total de 8.002 controles, los agentes de tránsito infraccionaron a 681 ciclistas y a 394 motociclistaspor no cumplir con alguna de las medidas obligatorias.

A los motociclistas les piden DNI, licencia de conducir vigente y que se corresponda con la cilindrada del vehículo, seguro de responsabilidad civil y accidentes personales, cédula de identificación de la moto y VTV al día. También controlan que tengan un casco homologado correctamente colocado, ropa clara o reflectiva, la patente visible y bien puesta y espejos retrovisores. Y que lleven una mochila, bolsa, caja o portaobjetos que cumpla con las normas de tamaño y de sujeción a la persona o el vehículo. Pero, a diferencia de lo que pide Gallardo, aceptan que lleven los portaobjetos como mochila.

A los ciclistas les exigen DNI, seguro de accidentes personales y casco correctamente colocado. Los agentes también se fijan que el ciclista adelante sus movimientos con la mano izquierda o utilizando campanita o timbre. Además, controlan que  no estén usando auriculares ni celular. Las condiciones para el portaobjetos y la vestimenta son las mismas que les piden a los motociclistas.

Related posts

Banco Ciudad: Turnos por web para la atención en sucursales

ConurbanOnline

Indican que hubo una baja de femicidios en 2018: dudas de especialistas

ConurbanOnline

Ir a la cancha será un 25% más caro: la AFA anunció el aumento del valor de las entradas

ConurbanOnline